domingo, 27 de abril de 2008

De nuevo me marcho con la sensación de dejarme mil cosas. De nuevo me dicen que recordaré esto toda mi vida. De nuevo escucho el verbo aprovechar por todos lados, rebotando contra las finas paredes de mi mente.

Yo sólo sé que quiero volver con el alma más ancha, con la sensación de que no pasó nada por dejarme esas mil cosas. Llena de visiones y calores desconocidos. Pero esta vez es distinta, pues noto que me voy a quedar aquí a pesar de los kilómetros a la espalda, que no voy a acabar de salir de mi habitación. Es extraño este sentir amargo, este no saber a qué viene la mirada perdida más allá de las cortinas.

De todas formas, ya se verá. Tengo al sol que me alumbra hasta por la noche, cuando cierre los ojos para estar con él y tocarlo, para fijarnos los dos juntos en el viento del sur, tan pacífico él, o en la noche interminable si no soy capaz de dormir.

4 comentarios:

Regen dijo...

Acordaros de mí cuando estéis todos juntos, anda, aunque sólo sea un poco y para planear la forma de darme todos los mochazos que me debéis -.-

Que lo pséis bien bien =)

Yuki Ashura dijo...

Qu� suerte tiene el Escritor.


Yo quiero una pareja como t�uuuuuuuuuuu! Y adem�s ahora tengo en qu� basarme.


Ya s� ya s� *-*


Eres incre�ble!

Yonseca dijo...

Y a dónde te has ido ahora? O.o

Ya contarás como te ha ido, cuidate mucho y disfruta :)

Un abrazo, Soñadora!!

ojosdeirlanda dijo...

Disfruta de lo enriquecedor del viaje y como dicen en mi peli favorita, Buen Destino.

No se te olvide apuntar todo lo que a tu naturaleza de escritora atraiga en una libreta, nunca se sabe qué puede salir de los datos curiosos que uno apunta.

Salu2