lunes, 1 de diciembre de 2008

Acaba resumiéndose todo en gritos y en no encontrar ninguno lo que buscan. Si pensaron en que a esto se iba a reducir la puta rutina espero no llegar a desear nunca lo que desearon ellos cuando era antes y no ahora, cuando no estaba ni siquiera yo, cuando tal vez soñaban con una hija que se hiciera trenzas e hiciera exhibiciones de gimnasia rítimica. Cuando estaban locos, a lo mejor, de una manera distinta. No lo sé, lo digo por decir. No quiero que me hagan partícipe de su egoísmo ni que me salpique la sangre cuando se sacan las uñas mutuamente y comienzan a arañarse. Se me hace difícil darme cuenta de lo que digo cuando hace diez años esperaba a que se aliviara la tormenta sentada en el baño con los ojos cerrados.

Pero me quema la visión de los recuerdos distorsionados por burbujas de cerveza y balbuceos que no salían de ahí. Metido entre medio el sonido de la puerta que se cerraba a explicaciones, aislándose del resto de la casa. No me atrevo a adornar esa última frase con adverbios acabados en -mente.

No puedo evitar rendirme a la libertad única y de cada uno. Por supuesto, no puedo más que asistir al espectáculo como espectadora y seguir sacando las conclusiones para mí misma, que ahí se quedan, y no hay más. Pero en serio que no soporto que me salpique su saliva si se gritan, el eco de sus palabras, que llegue a mí, o al que comparte su sangre y mi sangre y ahora es ajeno a todo. Ya no lo quiero soportar, porque poder sí que puedo.

Y me siento yo, yo misma, el ser más egoísta del mundo por estos pensamientos que se quieren disfrazar de determinación. No quiero ser una errante que se crea que le ha sido cortado el camino. No quiero ser más que su hija, en los buenos y en los malos momentos, y por eso me asusta que mis dedos escupan con rabia todo esto. Dejando abierta la puerta al arrepentimiento posterior, al rostro frío, a las preguntas que hacen cola. Sin silencio alguno.

4 comentarios:

Empty Zone dijo...

Me gusta...
Oir reir a mis padres, juntos.



No me gusta...
Los gritos y la tension.









Elenilla. Algun dia, aunque realmente no me importa. Te leo y te espio, y comprendo que no tengas tiempo ni animos para hacerlo :D
Preparate porque en dos semanas estoy en espania, te voy a volver a dar (mas) por culo. Bwuajajaja.
Respecto a la entrada, no tengo nada que comentar. Porque me da la sensacion que cualquier cosa que diga, acabara por quedar en un mal contexto. Son de esas entradas que la mejor respuesta es un silencio.


Suerte esta semana, y las 2 que te quedan de nervios/examenes, Navidad esta cerca. Aqui es extranio que se "sienta" la navidad estando en pantalones y mangas cortas...No hay siquiera luces por las calles ! Ni turrones ! Ni mantecaos ! Ni polvorones ! Como hostias se siente aqui la navidad?
Sabes? A mi tambien me gusta oir reir a mis padres, y hasta enero no lo podre experimentar.
Me voy a obligar a parar ya, porque esto empezando a tomar apariencia de mini-email :) !


Un abrazo,
Andy

Yonseca dijo...

El domingo pasado no pude ir a ver el partido, pero si puedo ir al próximo, iré.

I promise!

Aún así, dicen las malas lenguas que hubo un pequeño palizón ligeramente destacable. Corramos un tupido velo, y hagamos como que no ha pasado nada. Ya vendrán tiempos mejores, jojojo :P

¿Que tal los exámenes? Me quedan 3, estoy nerviosísimo. Y eso es malo, mas que otra cosa porque se me acumulan las cosas.

Y no puedo decir que ande muy orgulloso. La primera de bachiller no se si ha sido como un PLACA PLACA !! o como un ZAS, EN TODA LA BOCA !... pero lo que si sé es que hay que estudiar un pelín mas, y que no vale eso de "ah, ya me lo sé, me lo sééé...".

Oh my God.

Lo que me espera...

Un abrazín, Soñadora

Empty Zone dijo...

Al comentario anterior.
A mi en Bachiller y Selectividad me funciono el "Bah, ya me lo se" y el estudiar el dia antes. Y no me fue tan mal.



Al comentario de tu fotolog.
Tu intuicion femenina empieza a decaer. Aunque lo mismo ibas por alguien en especial.
Te den bien dao, perdida.

Dara Scully dijo...

Las palabras que salpican acaban por doler más que las que golpean directamente.


Chicagato