viernes, 23 de octubre de 2009

Todo es un caos. Ni siquiera encuentro armonía alguna en la línea perfecta que separa mi alma en dos partes que crecen y decrecen a su antojo. Ni el golpeteo musical y casi irónico del dolor en cada latido. Seguramente no merezca la pena pero no puedo evitarlo. Es duro aceptar que las cosas cambian y que no seré una niña eternamente. Al menos no para el mundo.

Pero está en mi naturaleza soñadora pedirme lo contrario. No obstante, a veces no es posible. Y es cuando sobreviene el caos sobre mi mente. Hasta que se queda a vivir en mis ojos y extiende su grito por mis mejillas.

4 comentarios:

Marina dijo...

Yo adoro soñar al igual que leerte :)

Besos

angii dijo...

Si quieres puedes seguir siendo una niña da igual que tengas 2 que 20, o 200 años...Sigue soñando =D!!
y si quieres pasate por mi blog, creo que he escrito algo mas o menos aceptale.

Sigue escribiendo así que me encanta

Anónima dijo...

Todo no puede ser un caos... para ello, debe haber un orden :)


Cuidate pequeñuelaaaa! ^^

Guillo dijo...

tienes razon en lo que dices, y es genial como lo dices con tanta musica. yo creo que tu puedes ser lo que quieras.

Saludos