viernes, 18 de marzo de 2011

Hay situaciones con las que no puedo lidiar. En realidad sí podría, pero de vez en cuando el alma está tan gastada que no apetece. Que no hay ganas de ello.

Al menos siempre vamos a tener nuestro secreto. Yo no creo que lo cuente porque sé que probablemente no me va a entender nadie. Sólo tú y el cielo de Getafe ardiendo mientras atardece y el frío que hacía en lo más alto de la terraza de esta casa tan extraña en la que ahora habito. Los enredones en el pelo que me dejó el viento, la canción que me acompañó hace dos años, el bolígrafo rasgando el papel y la esperanza de que de alguna manera me escuches. Por un día m gusta pensar que puedo sobrepasar esas brechas insalvables.

6 comentarios:

plinnn... dijo...

venga, arriba el ánimo!!!! ya estás de fin de semana? :)) a mí aún me quedan tres horitas de trabajo oficial, y luego hummm un ratito largo de corregir, pero igualmente, será fin de semana :))) besotessssss :))) y un abrazo grandisísimo :)))

Alguien que no le apetece conectarse. dijo...

Hay veces que el cielo se cae a tus espaldas y debes de levantarlo para poder seguir con tu camino, pero a veces no puedes conseguir levartalo y te caes del peso.
Pero realmente nadie te dice qué fuerza tienes y porque nadie te lo dice no eres capaz de levantar aquel cielo.
Pero siempre habrá personas que te ayuden a sobrellevar algunas cosas...

Soñadora Empedernida dijo...

Gracias, plinnn :) A ver qué nos depara el fin de semana.


Respecto al segundo... Trid? ^^

Rubén dijo...

Sí, a veces se cae algo más que el cielo.

blaenca dijo...

Guapa.
Tía buena.

...:)...]]*[!!]

Euforia dijo...

Me gusta tanto cuando el cielo arde... Siento mi ausencia, amiga :)
Echaba de menos leerte.
Un beso enoooorme!