domingo, 1 de septiembre de 2013

Mientras manejo el cuchillo y el tenedor de forma mecánica con la voz del telediario de fondo me pregunto cómo es posible que estén muriendo cientos de personas en un conflicto que, en esencia, manejan personas que están a miles de kilómetros. Pienso en toda la sangre, los refugiados, las vidas que jamás volverán a ser iguales, las pérdidas y los sacrificios sin poder compaginarlo mentalmente con los intereses de Rusia o Estados Unidos. Cómo es posible que funcionemos así.

A los pocos segundos, después de haber cambiado de canal tras haber visto los goles de los partidos de fútbol más importantes del fin de semana, la voz atronadora e irrespetuosa de mi hermano comienza a interrumpir el sonido de las noticias para seguir hablando de fútbol. Se levanta, incluso, y se pasea por delante de la televisión. No importa que pida silencio, porque sigue hablando y además encuentra interlocutores de sobra. Siria parece no ser interesante en ese momento. Sólo el fútbol, a cualquier nivel, y por parte de cualquier equipo.

Entonces pienso. Cómo no va a ser posible que funcionemos así.

2 comentarios:

Elly dijo...

Julio Cesar, dijo en una ocasión, muy acertada: "Dadle al pueblo lo que pide; Pan y Circo".

El Emperador romano no iba más lejos de la realidad. Mientras tengamos nuestros estómagos llenos y un espectáculo que nos agrade (ni siquiera que nos guste), nuestras bocas permanecerán sin protestar y nuestros ojos sin prestar atención al mundo que nos rodea.

Creo que se lleva haciendo eso desde que Cesar lo pronunció.

Un saludo ;)

Miss Mouse dijo...

Buen día preciosa! Estuve mirando blogs y he parado en el tuyo el cual me ha gustado muchísimo. Así que nada, me vas a tener como nueva seguidora. Respecto a la entrada, yo pienso igual. Con todo lo que sucede por el mundo, y a veces incluso en nuestro propio entorno y no nos damos ni cuenta. No nos damos cuenta porque estamos cegados por cosas que se alimentan de nosotros, y gracias a eso van creciendo. Y dejan a un lado las cosas que de verdad importan saber. Nos leemos princesa.

- sonríe eternamente -