miércoles, 18 de junio de 2014

No lamenta que dé malos pasos,
aunque nunca desea su mal.
Pero a ratos con furia golpea el piano
y hay algunos que le han visto llorar.

1 comentario:

Ruby T. dijo...

¿Te he dicho ya que soy una fan acérrima del agente Cooper? :)
Yo acabé perdiendo la vergüenza a llorar en público, pero sigue sin gustarme.

Disculpa por no pasarme a menudo.

Saludos!