martes, 9 de mayo de 2017

La luz.

Algún día escribiré sobre ti, pero no hoy. Probablemente tampoco mañana, y algo me hace pensar que todavía falta un tiempo para que llegue ese momento. Pero sí, escribiré sobre ti y sobre nosotros porque me sentiré feliz, invadida por esa emoción tan sencilla y honda, tan límpida y entresijada, que nos arrasa cuando estamos enamorados. Porque claro que añoro la sensación; echo de menos amar y sentir que me aman, estar en ese punto en el que el silencio se bebe y se saborea si mientras tanto se miran los ojos de esa persona.

Algún día seguiré madrugando para escribir y haré café para los dos; yo me beberé el mío desde el escritorio y dejaré el tuyo sobre la mesilla, para cuando te despiertes. Seguramente te iré despertando con algún ruido, y te revolverás mientras abres los ojillos y observas mi espalda, frente a ti, mientras mis hombros se mueven al compás del tecleo.

Algún día escribiré sobre ti, pero no hoy, porque no sería justo, ni honesto, y ni siquiera sé si sería real. Pero algún día lo haré. Te lo prometo.

Si es que uno puede hacerle promesas a personas que todavía no conoce.

No hay comentarios: