viernes, 22 de enero de 2010

Dirán que los adolescentes no sabemos amar pero en realidad pienso que son ellos los que han olvidado la pasión y los riesgos que queremos correr. ¿Por ser jóvenes? Por ingenuos. Porque cuando somos adolescentes todos somos artistas. El arte se va quedando por el camino, y es en la adultez oficial cuando recapitulamos y volcamos la locura en crear. Los artistas somos como eternos Peter Pan.

Crecemos pero por dentro seguimos siendo unos preadolescentes nerviosos que vierten sus ganas de ¡inventar el mundo! en sus historias. Sobredosis de palabras. Añoranza de tiempos mejores... e intentamos camuflar estos. Imaginando.

¿Pesadez extrema con el verbo crear? Y ganas de amar a lo loco, de no crecer nunca, de sentir siempre.

9 comentarios:

Nada mas importa dijo...

Una belleza!

Hermoso blog, te sigo!
Me gustaria que pases por el mio y hojees mis letras!

Te espero!

Besos!

Anonima dijo...

*-*

Lo del arte no me gusta... u.u
No como lo escribes, sino el hecho de que se pierda. ¡Te echaba de menooos!


Por cierto, quiza te resulte extraño que siga firmando como Anonima (no me funcionan las tildes T_T), pero no se, me gusta asi... ¿a ti tambien?

Soñadora Empedernida dijo...

A mí también :)

Terminé El mundo de Sofía. Qué magia. Me encantó el giro argumental de la mitad del libro, lo convierte todo en un mundo tan... fantasioso. No diré más porque spoilers, pero ahora te mando el resto ^^

Pam dijo...

Me gusta cómo escribís. Y la manera de ver las cosas.

Te sigo desde mi blog ;)

Tejedor de sombras dijo...

Somos artistas. A crear ^^

Angela Ochrasy dijo...

Tengo esas ganas de no crecer nunca, veo a los adultos, sin ganas ni ilusión, con tipica vida dos niños un/a esposa/o y perro... Sin ilusionarse, creyendo que su vida esta hecha y a lo más que aspiran es a cambiar de coche o gane su equipo de fútbol... No quiero eso, quiero subir y bajar, quiero pasión, quiero descubrir cosas y, como dices inventarlas.

Me encanta este texto, me ha hecho sentir... :)


Gracias

Yonseca dijo...

¡Madre mía! ¡Menudo plantón que te dimos en Navidades!

¿Para cuando el próximo partido? ¡Avísame, que la conciencia me sorbe el coco!

Un abrazo, Soñadora

(Por cierto. Tu blog, genial, as always :])

Anónimo dijo...

Bien, Elena, sigue viva.

Soñadora Empedernida dijo...

Viva estoy... Anónimo.